The Outer Spaces

15 de agosto de 2008

φúσις

.
.

La dinámica de precios de Argentina responde a que los términos de intercambio de Argentina en dólares aumentan significativamente, pero más lo hacen los términos de intercambio en dólares de Brazil, (y) mientras Brazil compite con Argentina.

Dicho de otra manera, el tipo de cambio real ex-ante en Dólares de Argentina aumenta, pero más lo hace el mismo para Brazil, mientras Argentina crece continuadamente compitiendo con Brazil, aunque su moneda se aprecie continuadamente contra la brazileña.
.
El Dólar-argentino aumenta su poder adquisitivo en Argentina, pero en una proporcionalidad menor a aquella en la que el Dólar-Brazil aumenta su poder adquisitivo en la economía brazileña.
.
Luego como Argentina crece compitiendo contra Brazil, es decir, como Argentina elige dinámicamente al Real como unidad de cuenta, dada la anterior circunstancia Argentina importa (su) inflación de Brazil.
.
.
En una política más liberal que la actual (Dólar nominal mas bajo y menores retenciones, para un mapa de actividades diferentes al presente), la inflación hubiera sido alta pero gradualmente decreciente año a año. El diferencial entre las tempranas tasas de inflación y las últimas tasas de inflación, se habría debido a la traslación del riesgo implícito en la progresiva creación de un nuevo mercado de capitales en torno a nuevas actividades (libres), a través de tasas de interés mas altas que las normales para ese nuevo mercado, creando costos del capital dinámicos transitoriamente más altos que los normales para la creación de un creciente mercado, en paralelo a la gran expansión observada en los términos de intercambio de Argentina (Dólar real-Argentino) ex-ante. Tal riesgo implícito relacionandose naturalmente con la perdurabilidad (internacional) de los términos de intercambio mismos y, por ejemplo o eventualmente, con la perdurabilidad de los términos de intercambio mismos ante expansiones del gasto estatal apuntalando aquellas actividades (libres).
..
En una política como la vigente, Argentina importa (su) inflación de Brazil. Esto significa que el crecimiento de la tasa de inflación, fenómeno opuesto al recién descripto, se origina en una relación entre el Dólar real-Argentino y el Dólar real-Brazil. Significa que el decrecimiento gradual del riesgo de la creación de un mercado de capital en Dólares, se convierte ahora en un aumento gradual del riesgo, tal que trae un aumento dinámico de tasas de interés y por ello de los costos del capital dinámicos tales que se trasladan a los precios de mercado. Esto obedece, como se dijo al inicio, a que el Dólar real-Brazil es dinámicamente más expansivo en competitividad ex-ante que el Dólar real-Argentino en las actividades (no libres) elegidas, mientras el Dólar real-Argentino mismo ha sufrido una gran expansión. De modo tal que la economía argentina ha transitado un amplio aumento simultáneo de sus términos de intercambio y de su costo del capital.
.
Así se explican, entre otras, dos cosas. La emergencia de tasas de interés reales cada vez más negativas, en vez de ser cada vez menos negativas, y la emergencia de una suerte de burbuja de consumo, compatible con el sostenido aumento del costo del capital mientras los términos de intercambio no han dejado de expandirse.
...
Las tasas reales de interés negativas obedecen ex-ante al crecimiento del tamaño del mercado, osea, a la (amplia) reducción del riesgo agregado (riesgo total) (ligado a la amplia mejora de los términos de intercambio) en simultáneo a la inercia de los riesgos relativos (para un mercado genérico dicotómico: dinero y capital) (o inercia del riesgo del mercado de capital, para bajar). De modo que el decrecimiento de la negatividad de las tasas se vincula con tal circunstancia. Y el crecimiento de la negatividad de las tasas (cortas), ex-ante, se vincula al crecimiento del riesgo relativo del mercado de capital, antes mencionado para Argentina. Este crecimiento, es el que trae mayores precios por mayores costos del capital ante una demanda que es creciente exogenamente por (o apoyada en) la amplia mejora de los términos de intercambio de Argentina.
.
Expresado en términos de monedas, se trata de una expansión de la demanda (efectiva, osea, con una oferta que le es identica en cantidad y simultánea y acompañante) en términos del Dólar-Brazil, tal que va con un aumento del costo del capital en los mismos términos, y naturalmente, un descenso del costo (y precio relativo) del consumo, por lo que se ha podido seguir creciendo (aunque con acumulacíón de consecuencias cíclicas).
.
Según todo esto, la inflación no se debe a aumentos en la demanda (ni a insuficiencia de la oferta; ni a aumentos del gasto público, ni a expansión de dinero por el Banco Central, ni a pujas...), sino a una alteración dinámica ex-ante en la unidad de cuenta de la economía de Argentina.
.
Totalmente al margen es, sin embargo, el tema de las consecuencias de la ciclicidad en tal situación y de la acumulación de la ciclicidad, ligadas a la macroeconomía de aquella unidad de cuenta dinámica.
.
En principio, no obstante, se observaría un cambio en la unidad de cuenta (hacia la temprana post-devaluación) tal, que crea una inflación de costos para el crecimiento real, y sobre la cual se desarrolla una burbuja de consumo, cuya perdurabilidad es desde el principio de difícil continuidad.
.
Chespiritu de la Bolsa. 2008.
.
..

Textos Chespíritu